Familia

Todos tenemos una familia: padres biológicos, personas que nos crían, hermanos, la familia que decidimos crear cuando elegimos pareja, hijos, familia “política”…

En muchas ocasiones se producen desajustes y conflictos entre los miembros de una familia.

Con terapia familiar ayudamos a darnos cuenta de qué podemos mejorar en nuestras relaciones familiares, aprender a entender cómo, a veces, algunos comportamientos que nos molestan de nuestros padres, terminamos repitiéndolos nosotros.

Aprendemos a aceptar a nuestra familia y a decidir cómo queremos actuar con ellos y qué tipo de relación queremos mantener. Podemos relizar un trabajo terapéutico con todo el sistema familiar o a nivel individual (trabajando sus propios sentimientos respecto a la familia cuando no es posible o no se desea de otra manera).

Trabajamos en la influencia de nuestra familia durante los años más críticos de nuestra infancia y cómo nos afectan en nuestra vida adulta.

Buscamos nuestra propia reconciliación familiar, interna, y si es posible, con los miembros familiares con quienes tenemos conflictos pendientes.

Comments are closed.